Una definición en pocas palabras

Violencia de género es toda conducta que tenga como fin el menoscabo de la dignidad, el daño a la integridad física, o la violación de derechos de una mujer por el mero hecho de serlo... Comprende el acoso sexual, la trata y el tráfico de mujeres con fines de explotación sexual, los matrimonios forzados, la mutilaciones genitales y, en términos generales, cualquier acto que tenga como consecuencia, -o que tenga posibilidades de tener como consecuencia-, perjuicios en su salud física, sexual o psicológica, incluyendo toda acción tendiente a dañarla desde el punto de vista patrimonial.

Dichos actos incluyen además las amenazas de cualquier tipo o la coerción para hacer o dejar de hacer algo que no se desea, en la vida pública o en la esfera privada. 

Por eso, si te golpean, si te insultan, si te amenazan o pretenden mantener relaciones sexuales contigo sin respetar tu voluntad, o no te permiten acceder a documentos que te pertenecen, o te engañan respecto a tus bienes o a bienes comunes, están ejerciendo en tu contra un tipo de violencia que, además de ser inaceptable moralmente, es un delito.

La violencia como sub-producto de la desigualdad y la inequidad

La violencia de género y en especial la violencia doméstica no es algo que le pasa a una mujer en particular, por alguna razón que tenga que ver consigo misma, con sus conductas o con sus hábitos. No tiene que ver con cómo se viste o como habla o con qué le gusta. Es algo que le sucede a un porcentaje muy grande de las mujeres, independientemente de su ubicación en la sociedad, por causas que nunca son adjudicables a quien sufre la violencia sino que son responsabilidad exclusiva del agresor.

Este tipo de violencia es una manifestación extrema de la situación de desigualdad y las inequidades que pautan las relaciones entre hombres y mujeres a lo largo de la historia y está ligada a los estereotipos de género y la adjudicación de roles que ubican a las mujeres en situación de "minoridad" respecto a los hombres.

No ocurre porque un hombre haya bebido, porque tenga un mal momento, o porque algo lo lleve a cometer un "error"; sucede porque existe una construcción cultural que le hace pensar que una mujer es propiedad suya o un objeto del cual cabe apropiarse e incluso destruir si opone resistencia.

La violencia doméstica

Una de las variantes de la violencia de género, quizás de las más perversas ya que hasta no hace mucho tiempo fue tolerada y aún promovida socialmente, es la llamada violencia doméstica. La utilización del término “violencia doméstica”, de todas formas, no es del todo adecuada, ya que no solo no visibiliza debidamente quiénes son las víctimas y quienes los agresores, sino que reduce al terreno de lo íntimo un problema que en realidad es social, facilitando su ocultamiento y la impunidad de los violentos.

Esto quiere decir que si estás sufriendo una situación de este tipo, lo que vives no es un problema que deba ser escondido en la intimidad familiar; es un problema del cual es muy difícl salir sola y lo mejor para tí y para tus hijos o hijas en caso de que los tengas, es solicitar ayuda cuanto antes, ya que están en juego tu equilibrio psicosocial, el futuro de quienes dependen de ti, y tu propia vida.

Si estás viviendo una situación de violencia de género el deterioro que sufre tu salud física y psíquica, así como el aisalmiento progresivo que se te impone o que tu misma eliges para ocultar lo que te pasa, son condiciones inhabilitantes que te seguirán dañando mientras no salgas de esa espiral destructiva. (Ver Cifras, Consecuencias y Costos de la violencia de género)
.

DIFERENTES TIPOS DE VIOLENCIA DE GENERO

Violencia Física

Por violencia física debe entenderse cualquier acto dirigido contra el cuerpo de una mujer que produzca o pudiera producir dolor, lesión o daño, permanente o pasajero.

Esto quiere decir que el ejercico de la violencia física no solamente se configura cuando se aplica un golpe, sino que cualquier contacto que no hayas consentido y esté destinado a menoscabar tu sentido de la dignidad personal o a causarte temor (incluídas las amenazas de que puedas ser objeto) es un acto violento que no debes aceptar.

Violencia Emocional

Violencia psicológica o emocional es toda acción u omisión dirigida a perturbar, degradar o controlar la conducta, el comportamiento, las creencias o las decisiones de una persona, mediante la humillación, intimidación, aislamiento o cualquier otro medio que afecte su estabilidad psicológica o emocional.

Al dañar la psiquis, la violencia emocional  es un elemento determinante en la aparición de cuadros de sufrimiento mental como la depresión, y lleva en ocasiones al suicidio (muertes que al ser autoinfligidas escapan a las estadísticas, no se contabilizan como femicidio y sobre todo, y como suele suceder siempre con la violencia de género, llevan a que la víctima sea considerada la única responsable de su propia muerte).

Violencia Sexual

Es Violencia Sexual toda acción que imponga o induzca algún tipo de actividad sexual a una persona mediante el uso de la fuerza, la intimidación, la manipulación, amenazas o cualquier otro medio que anule o limte sus posibilidades de elección, es decir su libertad.

Esto comprende desde las situaciones en que una mujer es violada u obligada a ejercer la prostitución, hasta las situaciones en las que, dentro de la pareja o en una relación de noviazgo, un hombre no reconoce el derecho de la mujer a decidir cuándo y cómo desea relacionarse sexualmente.

Violencia Patrimonial

Se reconoce como Violencia Patrimonial toda acción u omisión que con manifiesta ilegitimidad suponga daño, pérdida, transformación, sustracción, destrucción, distracción, ocultamiento o retención de bienes, instrumentos de trabajo, documentos o recursos económicos, destinada a coaccionar la libertad y la autodeterminación de otra persona.